La trágica muerte del Doctor en Almería (1932)

Relieve de Vélez el Blanco
SIN DERRAMAMIENTO DE SANGRE NI VIOLENCIAS.
11 noviembre, 2015
24 noviembre, 2015
Mostrar todo

La trágica muerte del Doctor en Almería (1932)

banner La trágica muerte del Doctor en Almería 01

Fernando Guirao Alcázar (1878-1932), conocido como el Doctor, por sus estudios en leyes y su gran prestigio entre la judicatura, casado con Isabel de la Cuesta Serna, sobrina del Barón de Sacrolirio, y padre de la Isabel Guirao de la Cuesta, la famosa Doctora, fue alcalde Vélez Rubio durante todo el periodo del Dictadura de Primo de Rivera (1923-1931).

Personaje paternalista y de fuerte carácter, católico a carta cabal, monárquico declarado y con importantes amistades en lugares claves de la administración de Almería y Madrid (el delegado gubernativo Gabino Otero o el general Nouvillas, por ejemplo), sería recordado por sus actuaciones en el pueblo (obras públicas, saneamiento, educación primaria, etc) y, en especial, por la implantación de la feria de primavera, frente a Vélez Blanco. Con el advenimiento de la República, fracasó en su intento de lograr de nuevo la alcaldía, enfrentándose con el nuevo líder de las masas: el médico Salvador Martínez Laroca, apodado el Padre de los Pobres.

La trágica muerte del Doctor en Almería 01

Su carácter temperamental, autoritario y altanero, ocupando de forma exclusiva y excluyente el poder municipal, le llevó a chocar con varias familias poderosas velezanas tanto el terreno político como en los tribunales y en el ámbito personal. El 20 de junio de 1932 el Doctor coincide con uno de sus enemigos, Prudencio Olivares (juez municipal de Vélez Rubio y miembro de Acción Republicana), en la puerta del Hotel Simón de Almería, se inicia una discusión entre ambos, hay un intercambio de golpes, el impulsivo Guirao saca una pistola, persigue a su oponente y dispara. En ese momento, interviene la guardia que ocupaba la Avenida de la República (Paseo de Almería) en previsión de una manifestación de mujeres por el aumento del precio del pan, realizando varios disparos que acabaron con la vida de Fernando Guirao Alcázar. Esta versión, expuesta en toda la prensa almeriense, se contrapone con la opinión de la familia…

En los años 40 el ayuntamiento franquista le dedicó la gran explanada frente a la desaparecida Plaza de Toros, pero en 1988, la corporación socialista devolvió su nombre popular y tradicional: Plaza de las Puertas de Granada. La placa de mármol dedicada al Doctor está guardada en el Museo de Vélez Rubio.

Para saber más: “Don Fernando Guirao Alcázar, el Doctor. Vélez Rubio durante la dictadura de Primo de Rivera, 1923-1931”, de Pedro Martínez Gómez, en Revista Velezana, 17 (1998), pp.33-57.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *